Screenshot_20190503-070417_ChromeNo todo activista es sindicalista. Los que crean que el sindicalismo se reduce a la organización y movilización de una marcha de protesta, se equivoca. Todos los días, a miles de trabajadores les faltan el respeto, los amonestan injustamente, les formulan cargos de forma viciosa, los despiden sin justa causa, les pisotean los derechos. Los que tienen la dicha de ser unionados cuentan con los sindicalistas en su defensa junto con toda la fuerza que el financiamiento de la cuota le permita a su organización sindical. Los que no tienen un sindicato que los defiendan, sufren las consecuencias de verse solos ante el aparato empresarial o gubernamental en su contra. Si todos los activistas que marchan se dedicaran además a organizar trabajadores en sindicatos, seríamos una fuerza mayoritaria en Puerto Rico y no menos del 10% como somos hoy. Organicen trabajadores no sindicalizados, edúquenlos, recojan tarjetas en sus talleres y pidan elecciones sindicales para que mayoritariamente, gane la Unión y se democraticen las relaciones laborales en los trabajos. Conviértanse en sindicalistas, eso adelantaría más la lucha por los trabajadores no unionados. Marchar en protestas, no te convierte en sindicalista; formar una Unión en tu lugar de trabajo, sí. Y si no te interesa ser sindicalista, no critiques a los que lo son ni te hagas pasar por uno