El Gobernador de Puerto Rico junto con la Secretaria de Educación, pretenden cometer una masacre educativa cerrando casi 300 escuelas de las 1,134 que hay.

Esa acción ocurre cuando aún el país se recupera del devastador huracán María.

45 de esas escuelas son de excelencia; otras son las únicas ubicadas en un barrio donde los padres no tendrán opciones de transportación para llevar a sus hijos a otra escuela; otras las acaban de remodelar con inversión millonaria. Es una masacre educativa.

La Asociación de Maestros de Puerto Rico junto a las comunidades escolares dará la batalla para detener esta masacre. ¡El país entero se prepara para luchar!