Josué Bracero, estudiante de la escuela superior Ladislao Martínez Otero de Vega Alta, participó en el certamen de poesía y rimas que celebró su maestra de Español.

Su expresión artística retrata la lucha que unidos realizamos los maestros junto con los estudiantes, padres, los no docentes y demás miembros de las comunidades, para detener el robo del siglo: el desvío de los fondos públicos de la educación de nuestros estudiantes hacia otros intereses particulares y privados.

Merari Tirado, maestra de Historia y Delegada de Taller de la Asociación de Maestros-Local Sindical en la escuela, se ocupó de orientar y llevar el mensaje de urgencia, pues no sólo el PS825 y PC1441 entrega los fondos públicos a bolsillos privados y eliminan derechos al magisterio, sino que eliminan también los derechos de los padres a tener injerencia en los presupuestos de las escuelas de sus hijos y su autoridad para fiscalizar al director; además, elimina la participación del Consejo de Estudiante en la preparación del Reglamento de Disciplina y el derecho a opinar sobre los ofrecimientos académicos y servicios que ofrecen las escuelas a los estudiantes.

Esos derechos se encuentran en la Ley 149-1999, Ley Orgánica del Departamento de Educación que se perderán si aprueban esos nefastos proyectos privatizadores. ¡Unidos, venceremos!